¿Tendrá La Expansión De Una Refinería Un Mal Efecto Para Los Habitantes de Long Beach?

Apr. 12, 2017 / By

Maurice Weiner de 67 años sentado frente a inhaladores y medicinas para alergias que él y su familia utilizan diariamente en Windward Village en el Oeste de la ciudad de Long Beach el pasado 16 de Marzo del 2017. (Foto por Crystal Niebla)


LONG BEACH, Calif. — Maurice Weiner pasó su dedo sobre las paredes y ventanas de su hogar en el Oeste de Long Beach y notó una sustancia oscura.

“Esto es polvo que viene desde afuera hacia dentro de nuestras casas, y no solo en mi área pero también por la avenida Santa Fe en todo el Oeste de la ciudad,” dijo Weiner de 67 años quien vive a menos de 3 millas de la refinería Tesoro en la ciudad de Carson.

Después de una década de vivir cerca a varias refinerías, autopistas y estaciones de traileres, él y su familia comenzaron a tener problemas de tos. El médico no tenía buenas noticias para ellos.

“De repente, tenemos asma y bronquitis,” dijo Weiner.

Un poco más lejos de la avenida Santa Fe, Graciela Cortez de 57 años de edad vive a una milla y media de distancia de la segunda refinería Tesoro en la ciudad de Wilmington.

Su esposo, Rafael, murió de cáncer a los 56 años de edad. Al igual que otras enfermedades, Rafael sufrió de asma toda su vida y Graciela dice que el vivir 13 años en un área contaminada no ayudó a sus pulmones.

Residentes y ambientalistas en el epicentro del peor aire en la ciudad de Long Beach, se preocupan de que la vida ahí, en la llamada “zona muerta” empeorará con la expansión de Tesoro, una de las refinerías de petróleo más grandes en la costa Oeste. Tesoro planea unir sus dos instalaciones más cercanas por medio de un nuevo oleoducto.

Tesoro invertiría $460 millones de dólares para integrar y mejorar físicamente sus refinerías en Wilmington y Carson, las cuales se encuentran a dos millas de escuelas, parques y vecindarios de Long Beach.

Según Tesoro, el proyecto de integración y conformidad de la refinería de Los Angeles, LARIC por sus siglas en inglés, mejorará la calidad del aire al sustancialmente reducir emisiones locales y mejorar el equipo de la refinería.

El proyecto también propone cerrar su unidad de fraccionamiento de fluído catalítico – una herramienta usada para la conversión de petróleo crudo – en Wilmington, potencialmente reduciendo los gases de efecto invernadero y los niveles dañinos de óxido nitroso, dióxido de azufre y monóxido de carbono.

Sin embargo, la página de internet de LARIC revela que al mismo tiempo los compuestos orgánicos volátiles (VOCs por sus siglas en inglés) aumentarían. De acuerdo a la Agencia de Protección Ambiental, EPA por sus siglas en inglés, VOCs son emisiones que incluyen una variedad de químicos , de los cuales algunos afectan adversamente la salud a corto o largo plazo.

Es por eso que Julia May, una científica e ingeniera con más de 25 años  de experiencia monitoreando contaminación, cree que lo que dice Tesoro en cuanto a reducir emisiones es engañoso.

May dijo que al igual que la producción de niebla tóxica, VOCs pueden producir emisiones aún más tóxicas que otras tales como el benceno, un químico conocido por causar cáncer.

“Es importante prevenir y reducir emisiones VOC y no aumentarlas, especialmente en la costa Sur la cual tiene altos niveles de niebla tóxica  – que causan todo tipo de problemas de salud,” dijo May.

Los vecindarios a las orillas del proyecto, los cuales son de los más pobres y diversos de Long Beach, también han sido reconocidos por años por tener los porcentajes más altos en cáncer, niños con bajo peso al nacer y problemas respiratorios.

De acuerdo a un mapa de riesgo cancerígeno y data analizada por el Distrito de Manejo de Calidad de Aire en la costa Sur, AQMD por sus siglas en inglés, en Hudson Park al lado oeste de la ciudad, el riesgo cancerígeno es alrededor de 1.8 veces más alto que en el Dorado Park al este de la ciudad.

Según el software de mapas del estado de la EPA, Hudson Park también tiene un porcentaje de asma de 80, mientras el Dorado Park llega a 24 en una escala de 0 a 100.

Aunque el aire ha mejorado en las últimas décadas, el aire de la la cuenca en la costa Sur “todavía tiene, esencialmente, la peor calidad de aire en la nación,” dijo Sam Atwood, el portavoz de AQMD.

Un estudio estatal de este año reportó que el estar expuesto al tráfico y aires contaminantes de la intemperie pueden provocar ataques de asma, especialmente para las comunidades pobres.

La refinería Tesoro, localizada en la Avenida Wilmington y calle 223. Tesoro planea conectar sus facilidades de Carson y Wilmington con un total de 15 oleoductos nuevos. (Foto por Crystal Niebla)

“Si estas dos refinerías se unen, Tesoro se convertiría en la refinería más grande de la costa Oeste, y de por sí ya estamos en una comunidad demasiado agobiada en cuanto a contaminación,” dijo Taylor Thomas, analista de investigaciones y pólizas en la Comunidad de Patios en el Este por Justicia Ambiental, EYCEJ por sus siglas en inglés.

Para unir las dos refinerías de Tesoro, 16 tuberías de gas y petróleo serán enrutadas subterráneamente en el Sur de la calle Alameda y al Este del Boulevard Sepulveda, a menos de dos millas de distancia de la escuela primaria Elizabeth Hudson y el parque Admiral Kidd Park.

El historial de Tesoro de repetidas fugas, incendios tóxicos debido al exceso de gases – mejor conocidos como llamaradas – y la explosión de la refinería el año pasado causan más preocupación.

En Agosto del 2016, AQMD detectó fugas que sobrepasaron los niveles de gases VOC en la refinería en Wilmington. Tres días después, una explosión de azufre ocurrió.

La ciudad vecina, Carson, está considerando demandar AQMD por asuntos de seguridad relacionados al proyecto de Tesoro. El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, también ha emitido sus preocupaciones acerca del proyecto por medio de una carta.

Ni Tesoro ni el alcalde de Long Beach, Robert Garcia, respondieron a múltiples peticiones para ser entrevistados.

Antes de que el proyecto Tesoro sea aprobado, el AQMD debe revisar LARIC y el posible impacto que este podría tener en la calidad de aire y actualizar el Reporte de Impacto Ambiental o EIR por sus siglas en inglés.

El reporte más reciente causó controversia de parte de ambientalistas que dicen que el reporte dejó fuera información acerca de potenciales daños.

Esto incluye construir una docena de dispositivos nuevos de alivio de presión para incendios – los cuales podrían emitir grandes emisiones durante momentos de emergencia – y tener ciertas operaciones cambiar a más importaciones de petróleo explosivo, cancerígeno crudo como petróleo crudo Bakken.

“El AQMD no evaluó eso para nada, y eso claramente es una deficiencia,” dijo May, quien es también una científica veterana para una organización ambiental activista llamada Comunidades por un Mejor Medio Ambiente.

El año pasado, funcionarios de la ciudad de Carson concretaron que el EIR subestimó el impacto que el proyecto tendría en la gente pobre y que usaron lenguaje demasiado técnico. Atwood, portavoz de AQMD, dijo que no pueden hacer comentarios acerca del proyecto hasta el lanzamiento del EIR en un par de semanas.

“Reglas generales del estado hacen énfasis en que EIRS deberían ser comprensibles para todos los residentes sin importar su nivel de educación” escribió en una objeción con ideas similares a la de algunos habitantes de Long Beach, el manager de la ciudad de Carson, Ken Farsing.

Whitney Amaya de 24 años quien ha vivido en su hogar en el Oeste de Long Beach por 18 años, cree que Tesoro careció en transparencia y alcance hacia aquellos que no hablan el idioma inglés.

“Son una compañía, así que tienen motivaciones por fines de lucro, no necesariamente por las necesidades de la comunidad,” dijo Amaya.

Si no se hubiese unido al grupo local de advocacía de salud ambiental o EYCEJ por sus siglas en inglés, ella hubiera estado inconsciente de los planes de expansión de Tesoro.

Pero otros residentes como Graciela Cortez de 57 años de edad que habla solamente español, no fueron avisados de dicho proyecto.

Después de ver a su esposo sufrir de asma y finalmente morir a causa de cáncer, ella continúa viviendo en la misma casa en la “zona muerta”, sin poder mudarse a otro lugar.

“¿A dónde me voy?” preguntó. “Tengo aguantar.”

The English version of this story can be found here.

Tags: , , , , ,

Crystal Niebla

Crystal Niebla

Crystal was raised in South Los Angeles and is the first college graduate in her family. She is a class of 2016 CSULB graduate who has served as an editor for her campus newspaper and freelanced for the Long Beach Post and Random Length News.